Parasha Nasó

El valor de la ofrenda

La Torá es de origen espiritual, esto quiere decir que ella no muestra el punto de vista de un hombre sobre lo ocurrido o lo que está ocurriendo, sino es el punto de vista Divino sobre el evento descrito en ella. Si fuera el punto de vista de un hombre, lo más seguro es que este hombre hubiera hecho un resumen de las ofrendas, pues para el hombre no es lógico repetir tantas veces la misma descripción de una ofrenda, porque aunque fue distinta la persona que la presenta la ofrenda sigue siendo la misma, así que humanamente es más fácil y tiene más sentido el resumir.

Seguir leyendo
Parasha Bejukotai 2

Bejukotai

El hombre de hoy en día no acepta esa brecha, no acepta su realidad frente a su Creador, y no acepta nada que él no pueda aceptar como lógico y razonable, el hombre es soberbio y olvidando que fue el hombre el que fue creado a imagen y semejanza del Eterno, ahora es el hombre que quiere hacer del Eterno un dios a su semejanza e imagen, un dios con naturaleza humana más que Divina.

Seguir leyendo
Parasha Bejukotai

Un Elohim mas allá de un hombre

Y es esta palabra la utilizada por la Torá para iniciar el condicionamiento a la recompensa o bendición para el hombre que obedezca al Eterno, la segunda palabra utilizada para esta introducción es “mitzvá”, que en su raíz indica “unión” esto nos dice que la obediencia no es un fin es sí misma, sino que debe tener como objetivo la “unión”, la unión entre El que ordena y el que obedece, entre el Eterno y el hombre.

Seguir leyendo
Kedoshim

Santificando

En su interpretación más literal y básica, este verso es un llamado a emular al Eterno, El es santo, entonces nosotros debemos emular a Él y entonces ser santos también, Emular a la Divinidad por medio de la santificación que en la obediencia de los mandamientos, más que en otras partes de la Torá es en nuestra parasha de esta semana el llamado más fuerte y puntual para la búsqueda de la santidad.

Seguir leyendo
Pureza familiar

Pureza Familiar

stá parashá nos habla entre varios temas las leyes de Nidá o leyes de pureza familiar, la manera en que el texto de la Torá lo ordena, la mujer cuando tiene su flujo de sangre menstrual, un flujo normal, debe permanecer “apartada” por un lapso de 7 días, esta cuenta se realiza a partir de la primera mancha de sangre, se cuentan los siete días y al finalizar estos, o sea al octavo día ella queda fuera de las leyes de Nidá.

Seguir leyendo