Leer el comentario del Rabino y haftará

Capítulo 31

1 Y fue Moshé dijo estas palabras a todo Israel. 2 Les dijo: «Yo cumplo hoy ciento veinte años. Ya no puedo salir y entrar, pues YHWH me ha dicho: No cruzarás este Jordán. 3 YHWH, tu Elohim, Él cruzará delante de ti; Él destruirá a estas naciones ante ti y tú las poseerás; Yehoshua cruzará delante de ti, tal como dijo YHWH. 4 YHWH les hará como hizo a Sijón y Og, los reyes de los amorreos y a sus tierras, a los cuales destruyó. 5 YHWH los entregará delante de vosotros, y tú les harás según todo el precepto que te he ordenado. 6 Sé fuerte y valiente, no tengas miedo y no te quebrantes ante ellos, pues YHWH, tu Elohim, es Él el que va delante de ti, Él no te dejará ni te abandonará.»

7 Moshé convocó a Yehoshua y le dijo ante los ojos de todo Israel: «Sé fuerte y valiente, pues vendrás con este pueblo a la Tierra que YHWH juró que les daría, y harás que ellos la hereden. 8 YHWH, es Él Quien va delante de ti; Él estará junto a ti; Él no te dejará ni te abandonará; no tengas miedo y no te desalientes.» 9 Moshé escribió esta Torá y se la dio a los sacerdotes, los hijos de Leví, los portadores del Arca del Pacto de YHWH, y a todos los ancianos de Israel. 10 Moshé les ordenó, diciendo: «Al cabo de siete años, en la época del año de remisión, durante la fiesta de Sucot, 11 cuando todo Israel viene a presentarse ante YHWH, tu Elohim, en el lugar que El ha de elegir, leerás esta Torá ante los oídos de todo Israel.

12 Reúne al pueblo, a los hombres, las mujeres, los niños pequeños y al extranjero que está en tus ciudades, para que oigan y para que aprendan, y teman a Elohim, tu Elohim, y sean precavidos de cumplir con todas las palabras de esta Torá. 13 Y sus hijos que no saben, ellos oirán y ellos aprenderán a temer a YHWH, tu Elohim, todos los días que vivas en la Tierra por la que cruzas el Jordán para poseerla». 14 YHWH le habló a Moshé: «He aquí que tus días se acercan para morir; convoca a Yehoshua y ambos os pararéis en la Tienda de la Reunión, y Yo lo instruiré». Entonces Moshé y Yehoshua fueron y se pararon en la Tienda de la Reunión. 15 YHWH apareció en la Tienda, en una columna de humo, y la columna de humo se paró junto a la entrada de la Tienda.

16 YHWH le dijo a Moshé: «He aquí que yacerás con tus antepasados, pero este pueblo se levantará y se descarriará tras dioses de los extranjeros de la Tierra, a cuyo medio está viniendo, y Me abandonará y anulará Mi pacto que sellé con él. 17 Mi ira arderá contra él aquel día y los abandonaré; y ocultaré Mi rostro de ellos aquel día y ellos serán presa de sus enemigos, y les acosarán muchos males y aflicciones. Ese día dirá: ¿Acaso no es porque mi Elohim no está conmigo que me acontecen estos males? 18 Pero ciertamente habré ocultado Mi rostro ese día a causa de todo el mal que hizo, pues se había dirigido a los dioses de otros. 19 Y ahora, escribid esta Canción para vosotros, y enseñadla a los Hijos de Israel, colocadla en su boca, para que esta Canción sea para Mí testigo ante los Hijos de Israel. 20 Pues los traeré a la Tierra que les juré a sus antepasados, donde fluye la leche y la miel, pero comerá, se saciará y engordará, y se dirigirá a los dioses de otros, y los servirá, Me provocará y anulará Mi pacto.

21 Y será que cuando muchos males y aflicciones vengan sobre él, que esta Canción hablará ante él como un testigo, pues no será olvidada de la boca de su descendencia, pues Yo sé de su inclinación, lo que hace hoy, antes de que los traiga a la Tierra que juré». 22 Moshé escribió esta Canción aquel día, y se la enseñó a los Hijos de Israel. 23 Dio órdenes a Yehoshua y dijo: «Sé fuerte y valiente, pues tú traerás a los Hijos de Israel a la Tierra que les juré, y Yo estaré junto a ti». 24 Y ocurrió que cuando Moshé terminó de escribir las palabras de esta Torá sobre un libro, incluyendo su conclusión, 25 que Moshé les dio órdenes a los levitas, portadores del Arca del Pacto de YHWH, diciendo: 26 «Tomad este libro de la Torá y colocadlo al costado del Arca del Pacto de YHWH, y quedará allí para vosotros como testigo.

27 Pues sé de vuestra rebeldía y vuestra obstinación; he aquí que estando yo en vida, habéis sido rebeldes contra YHWH, ¡ciertamente lo seréis después de mi muerte! 28 Reunidme a los ancianos de vuestras tribus y a vuestros oficiales, y Yo transmitiré estas palabras a sus oídos, y convocaré al cielo y a la tierra para que den testimonio contra ellos. 29 Pues sé que tras mi muerte ciertamente actuaréis corruptamente y os desviaréis del sendero que os mandé, y el mal os acosará al final de los días, si hacéis lo que es malo a los ojos de YHWH, haciéndolo enojar por medio de vuestros actos». 30 Moshé habló las palabras de esta Canción a los oídos de toda la congregación de Israel, hasta su conclusión.