Parasha Masei - Comunidad Israelita Bet Or

Analizando la Toráh
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Parasha Masei

Parashot > Badmidbar
Comentario          Sefer Badmidbar

Parasha Pinjas 33:1-36:13
Haftará Yermia 2:4-28; 3:4; 4:1-2

 
Capítulo 33
1 Éstos son los viajes de los Hijos de Israel, que salieron de la tierra de Egipto, según sus legiones, bajo la mano de Moshé y Aarón. 2 Moshé escribió sus avances según sus viajes por orden de YHWH, y éstos fueron sus viajes según sus avances: 3 Partieron de Ramsés en el mes primero, el día quince del mes primero, el día tras la ofrenda de Pesaj; los Hijos de Israel avanzaron triunfantes ante los ojos de todo Egipto. 4 Y los egipcios enterraban a los que YHWH había golpeado, a todos los primogénitos; y a sus dioses YHWH les había infligido castigos. 5 Los Hijos de Israel partieron de Ramsés y acamparon en Sucot. 6 Partieron de Sucot y acamparon en Etam, que está al borde del Desierto. 7 Partieron de Etam y regresaron a Pi-Hajirot, que está delante de Baal-Tzefón, y acamparon delante de Migdol. 8 Partieron de delante de Hajirot y pasaron por el medio del Mar hacia el Desierto; fueron en una travesía de tres días en el Desierto de Etam, y acamparon en Mará. 9 Partieron de Mará y arribaron a Elim; en Elim había doce fuentes de agua y setenta palmeras datileras, y allí acamparon. 10 Partieron de Elim y acamparon junto al Mar Rojo. 11 Partieron del Mar Rojo y acamparon en el Desierto de Sin. 12 Partieron del Desierto de Sin y acamparon en Dofka. 13 Partieron de Dofka y acamparon en Alush. 14 Partieron de Alush y acamparon en Refidim, y no había ahí agua para que el pueblo bebiera. 15 Partieron de Refidim y acamparon en el Desierto del Sinaí. 16 Partieron del Desierto del Sinaí y acamparon en Kibrot-Ha Taavá. 17 Partieron de Kibrot-Ha Taavá y acamparon en Jatzerot. 18 Partieron de Jatzerot y acamparon en Ritmá. 19 Partieron de Ritmá y acamparon en Rimon-Paretz. 20 Partieron de Rimon-Paretz y acamparon en Libná. 21 Partieron de Libná y acamparon en Risá. 22 Partieron de Risá y acamparon en Kehelata. 23 Partieron de Kehelata y acamparon en el Monte Shafer. 24 Partieron del Monte Shafer y acamparon en Jaradá. 25 Partieron de Jaradá y acamparon en Makelot. 26 Partieron de Makelot y acamparon en Tajat. 27 Partieron de Tajat y acamparon en Taraj. 28 Partieron de Taraj y acamparon en Mitká. 29 Partieron de Mitká y acamparon en Jashmona. 30 Partieron de Jashmona y acamparon en Moserot. 31 Partieron de Moserot y acamparon en  bene-Iaakán. 32 Partieron de  bene-Iaakán y acamparon en Jor-Hagidgad. 33 Partieron de Jor-Hagidgad y acamparon en Iotvata. 34 Partieron de Iotvata y acamparon en Avroná. 35 Partieron de Avroná y acamparon en Etzion-Gaver. 36 Partieron de Etzion-Gaver y acamparon en el Desierto de Tzin, que es Kadesh. 37 Partieron de Kadesh y acamparon en el Monte Hor, al borde del territorio de Edom. 38 Entonces Aarón el Sacerdote subió al Monte Hor por la palabra de YHWH y murió allí, en el año cuadragésimo después de que los Hijos de Israel salieran de la tierra de Egipto, en el mes quinto, el primero del mes. 39 Aarón tenía ciento veintitrés años de edad cuando murió en el Monte Hor. 40 El rey cananeo de Arad, que habitaba en el sur, en la tierra de Canaán, oyó que los Hijos de Israel se aproximaban. 41 Se desplazaron desde el Monte Hor y acamparon en Tzalmoná. 42 Partieron de Tzalmoná y acamparon en Punón. 43 Partieron de Punón y acamparon en Ovot. 44 Partieron de Ovot y acamparon en las ruinas de los pasos, al borde de Moab. 45 Partieron de las ruinas yacamparon en Divón-Gad. 46 Partieron de Divón-Gad y acamparon en Almón-Diblataima. 47 Partieron de Almón-Diblataima y acamparon en las montañas de los pasos delante de Nevó. 48 Partieron de las montañas de los pasos y acamparon en las planicies de Moab junto al Jordán, cerca de Jericó. 49 Acamparon junto al Jordán, de Bet-Ieshimot, hasta las planicies de Shitim, en las planicies de Moab. 50 YHWH le habló a Moshé en las planicies de Moab, junto al Jordán, en Jericó, diciendo: 51 «Háblales a los Hijos de Israel y diles: cuando crucéis el Jordán a la tierra de Canaán, 52 expulsaréis a todos los habitantes de la Tierra de ante vosotros; y destruiréis todas sus piedras de postración; todas sus imágenes fundidas destruiréis; y todos sus lugares altos demoleréis. 53 Poseeréis la Tierra y os estableceréis en ella, pues a vosotros os he dado la Tierra para poseerla. 54 Daréis la Tierra como herencia por sorteo a vuestras familias; a los numerosos les aumentaréis la herencia y a los no numerosos les disminuiréis la herencia; dondequiera que caiga su suerte, suyo será, según las tribus de vuestros padres heredaréis. 55 Pero si no expulsáis a los habitantes de la Tierra de ante vosotros, los que queden serán aguijones en vuestros ojos y espinas en vuestros costados, y os hostigarán sobre la Tierra en la que habitáis. 56 Y ocurrirá que lo que Yo había pensado para ellos, os haré a vosotros».
Capítulo 34
1 YHWH le habló a Moshé, diciendo: 2 «Ordena a los Hijos de Israel y diles: cuando lleguéis a la tierra de Canaán, ésta es la tierra destinada a vosotros por herencia, la tierra de Canaán, según sus límites. 3 Vuestro costado sur será desde el Desierto de Tzin hasta el costado de Edom, y vuestro límite sur será desde el borde del Mar Muerto hacia el este. 4 La frontera rodeará por el sur Maalé-Akrabim y pasará hacia Tzin; y sus bordes estarán al sur de Kadesh-Barnea; luego saldrá hacia Jatzar-Adar y pasará a Azmon. 5 La frontera irá desde Azmon hasta la corriente de Egipto, y sus bordes estarán en el Mar. 6 El límite occidental será para vosotros el Mar Grande y el distrito; éste será para vosotros el límite occidental. 7 Éste será para vosotros el límite septentrional: desde el Mar Grande doblaréis hacia el Monte Hor. 8 Desde el Monte Hor doblaréis hacia la aproximación a Jamat, y los bordes de la frontera estarán hacia Tzedad. 9 El límite avanzará hacia Zifron y sus bordes serán Jatzar-Enan; éste será para vosotros el límite septentrional. 10 Estableceréis para vosotros como límite oriental desde Jatzar-Enan hasta Shefam. 11 El límite descenderá desde Shefam a Riblá, al este de Ein; la frontera descenderá y se extenderá hacia la orilla del Mar Kineret hacia el este. 12 El límite descenderá al Jordán, y sus bordes serán el Mar Muerto; ésta será la Tierra para vosotros, según sus fronteras en todo su contorno. 13 Moshé dio órdenes a los Hijos de Israel, diciendo: «Ésta es la Tierra que dividiréis como herencia por sorteo, que YHWH ha ordenado que se les dé a las nueve tribus y media. 14 Pues la tribu de los hijos de Reuben ha tomado según su casa paterna, y la tribu de los hijos de Gad según su casa paterna, y media tribu de Menashe tomó su herencia. 15 Dos tribus y media han tomado su herencia de la orilla del Jordán junto a Jericó, hacia el este, en dirección a la salida del sol. 16 YHWH le habló a Moshé, diciendo: 17 «Éstos son los nombres de los hombres que han de tomar posesión de la Tierra para vosotros: Eleazar el sacerdote y Yehoshua ben Nun, 18 y un líder de cada tribu tomaréis para que posea la Tierra. 19 Éstos son los nombres de los hombres: por la tribu de Iehuda, Calev ben Iefune; 20 y por la tribu de los hijos de Shimon, Shmuel ben Amihud; 21 por la tribu de Biniamín, Elidad ben Kislón; 22 y por la tribu de los hijos de Dan, como líder, Buki ben Iogli; 23 por la tribu de Iosef, por la tribu de los hijos de Menashe, como líder, Janiel ben Efod; 24 y por la tribu de los hijos de Efraím, como líder, Kemuel ben Shiftan; 25 Y por la tribu de los hijos de Zebulun, como líder Elitzafan ben Parnaj; 26 y por la tribu de los hijos de Isajar, como líder, Paltiel ben Azán; 27 y por la tribu de los hijos de Asher, como líder, Ajihud ben Shelomi; 28 y por la tribu de los hijos de Naftali, como líder, Pedahel ben Amihud». 29 Éstos son aquellos a los que YHWH ordenó que distribuyeran a los Hijos de Israel en la tierra de Canaán.
Capítulo 35
1 YHWH habló a Moshé en las planicies de Moab, junto al Jordán, en Jericó, diciendo: 2 «Ordena a los Hijos de Israel que les den a los Levitas de la posesión de su propiedad: ciudades donde habitar y un espacio para las ciudades en todo su contorno les daréis a los Levitas. 3 Las ciudades serán suyas para residencia, y su espacio abierto será para sus animales, para su riqueza y para todas sus necesidades. 4 Los espacios abiertos de las ciudades que les daréis a los Levitas, desde la muralla de la ciudad hacia fuera, serán mil codos en todo su contorno. 5 Mediréis desde afuera de la ciudad del lado oriental dos mil codos; del lado sur, dos mil codos; del lado occidental, dos mil codos; y del lado septentrional, dos mil codos, con la ciudad en el medio; esto será para ellos, para los espacios abiertos de las ciudades. 6 Las ciudades que les daréis a los Levitas serán: las seis ciudades de refugio que procuraréis para que el asesino huya allí y les daréis además cuarenta y dos ciudades. 7 Todas las ciudades que les daréis a los Levitas serán: cuarenta y ocho ciudades, ellas y sus espacios abiertos. 8 Las ciudades que les daréis de la propiedad de los Hijos de Israel, de los más numerosos aumentaréis y de los menos numerosos disminuiréis, cada uno de acuerdo con la herencia que heredarán, dará de sus ciudades a los Levitas». 9 YHWH habló a Moshé, diciendo: 10 «Háblales a los Hijos de Israel y diles: cuando crucéis el Jordán a la tierra de Canaán, 11 designaréis ciudades para vosotros, ciudades de refugio serán para vosotros, y el asesino huirá allí, el que quite una vida en forma involuntaria. 12 Las ciudades serán para vosotros un refugio del vengador, para que el asesino no muera hasta que se presente ante la asamblea para el juicio. 13 En cuanto a las ciudades que designaréis, habrá seis ciudades de refugio para vosotros. 14 Tres ciudades designaréis del otro lado del Jordán, y tres ciudades designaréis en la tierra de Canaán; serán ciudades de refugio. 15 Para los Hijos de Israel y el extranjero y el residente entre vosotros serán refugio estas seis ciudades, para que huya allí cualquiera que asesine a una persona de forma involuntaria. 16 Si lo hirió con un instrumento de hierro y murió, es un asesino; el asesino ciertamente será condenado a muerte. 17 O si lo hirió con una piedra del tamaño de la mano, con la que uno moriría si lo golpearan, y murió, es un asesino; el asesino ciertamente será condenado a muerte. 18 O si lo hirió con un instrumento de madera del tamaño de la mano por medio del cual uno puede morir, y murió, es un asesino; el asesino ciertamente será condenado a muerte. 19 El vengador de la sangre, él matará al asesino; cuando lo encuentre, lo matará. 20 Si lo empujó por odio o se lanzó sobre él desde una emboscada y murió; 21 o si por enemistad lo golpeó con la mano y murió, el atacante ciertamente será condenado a muerte; el vengador de la sangre matará al asesino cuando lo encuentre. 22 Pero si en forma repentina, sin enemistad, sin emboscada lo empujó o lanzó cualquier instrumento sobre él; 23 o con cualquier piedra con la cual uno puede morir, sin haber visto, haciendo que cayera sobre él y murió, pero no era su enemigo ni buscaba hacerle daño, 24 entonces la asamblea juzgará entre el atacante y el vengador de la sangre, de acuerdo con estas leyes. 25 La asamblea rescatará al asesino de la mano del vengador de la sangre y la asamblea lo devolverá a la ciudad de refugio adonde había huido; habitará en ella hasta la muerte del Gran Sacerdote que ha sido ungido con el aceite sagrado. 26 Pero si el asesino alguna vez saliera del límite de la ciudad de refugio a la que ha huido, 27 y el vengador de la sangre lo encontrare fuera del límite de su ciudad de refugio, y el vengador de la sangre matare al asesino, éste no tiene culpa de sangre. 28 Pues debe habitar en su ciudad de refugio hasta la muerte del Gran Sacerdote, y tras la muerte del Gran Sacerdote el asesino retornará a la tierra de su propiedad. 29 Esto será para vosotros decreto de justicia para vuestras generaciones, en todos vuestros lugares de residencia. 30 Todo el que ataque a una persona, se matará al asesino según el testimonio de testigos, pero un solo testigo no atestiguará contra una persona en lo concerniente a la muerte. 31 No aceptaréis rescate por la vida de un asesino que es merecedor de la muerte, pues ciertamente será condenado a muerte. 32 No aceptaréis rescate por el que huyó a su ciudad de refugio para volver a habitar en la tierra antes de la muerte del Sacerdote. 33 No traeréis culpa sobre la tierra en la que os encontráis, pues la sangre traerá culpa sobre la Tierra; la Tierra no tendrá expiación por la sangre que fue derramada en ella, excepto por medio de la sangre de aquel que la derramó. 34 No impurificaréis la Tierra en la que habitáis, en la que Yo descanso, pues Yo soy YHWH, Quien descansa entre los Hijos de Israel.
Capítulo 36
1 Las cabezas de los padres de la familia de los hijos de Gilad ben Majir ben Menashe, de las familias de los hijos de Iosef, se acercaron y hablaron ante Moshé y ante los líderes, las cabezas de los padres de los Hijos de Israel. 2 Dijeron: «YHWH ha ordenado a mi amo que dé la Tierra como herencia por sorteo a los Hijos de Israel, y a mi amo YHWH le ha ordenado que dé la herencia de Tzelofejad nuestro hermano a sus hijas. 3 Si ellas se casan con uno de los hijos de las tribus de los Hijos de Israel, entonces su herencia será sustraída de la herencia de nuestros padres y será agregada a la herencia de la tribu en la que se casen; será sustraída de la parte de nuestra herencia. 4 Y cuando llegue el Jubileo para los Hijos de Israel, su herencia será agregada a la herencia de la tribu en la que se casen; y de la herencia de la tribu de nuestros padres su herencia será sustraída». 5 Moshé ordenó a los Hijos de Israel según la palabra de YHWH, diciendo: «Correctamente habla la tribu de los hijos de Iosef. 6 Ésta es la palabra que YHWH ha ordenado respecto de las hijas de Tzelofejad, diciendo: que sean mujeres de aquel que sea bueno a sus ojos, pero únicamente en la familia de la tribu de su padre se casarán. 7 La herencia de los Hijos de Israel no circulará de tribu en tribu; sino que los Hijos de Israel unirán cada hombre a la herencia de la tribu de sus padres. 8 Cada hija que herede una herencia de las tribus de los Hijos de Israel se casará con alguno de una familia de la tribu de su padre, para que todos los Hijos de Israel hereden la herencia de sus padres. 9 La herencia no circulará de una tribu a otra, pues las tribus de los Hijos de Israel unirán cada hombre a su propia herencia. 10 Tal como YHWH le ordenó a Moshé, así hicieron las hijas de Tzelofejad. 11 Majla, Tirtza, Jogla, Milca y Noa, las hijas de Tzelofejad, se casaron con hijos de sus tíos. 12 Con primos de las familias de los hijos de Menashe ben Iosef, se casaron, y su herencia permaneció en la tribu de la familia de su padre. 13 Éstos son los preceptos y las ordenanzas que YHWH ordenó por intermedio de Moshé a los Hijos de Israel en las planicies de Moab, en el Jordán, junto a Jericó.
HAFTARÁ MASEI
YERMIÁ 2:4-28; 3:4; 4:1-2
Yermiá 2:4 ¡Oíd la palabra de YHWH, oh casa de Jacob Y todas las familias de la casa de Israel!
5 Así dice YHWH: ¿Qué injusticia hallaron en mí vuestros padres para alejarse de mí? Siguieron tras la vanidad y se quedaron vacíos,
6 En vez de preguntar: ¿Dónde está YHWH, Que nos hizo subir de la tierra de Egipto y nos condujo por el desierto, Por tierra desierta y despoblada, Tierra sedienta y sombría, Tierra por la cual nadie había pasado, Y en la cual nadie había habitado?
7 Y os introduje a una tierra fértil, Para que comierais sus frutos y delicias, Pero entrasteis y contaminasteis mi tierra Y convertisteis mi heredad en abominación.
8 Los sacerdotes no preguntaban: ¿Dónde está YHWH? Los doctores de la Ley no me conocían, Los pastores se rebelaban contra mí, Y los profetas profetizaban en nombre de Baal, Siguiendo a dioses que de nada sirven.
9 Por eso vuelvo a contender contra vosotros, Y contra los hijos de vuestros hijos, dice YHWH.
10 Pasad a las costas de Quitim y mirad; Enviad a Cedar y observad atentamente, Y ved si ha sucedido algo semejante a esto:
11 ¿ Acaso alguna nación ha cambiado sus dioses? (aunque ellos no son dioses). ¡Pues mi pueblo cambió mi gloria por lo que no sirve!
12 ¡Espantaos, cielos, por ello; horrorizaos y quedad perplejos! dice YHWH.
13 Porque dos males ha hecho mi pueblo: Me abandonaron a mí, fuente de agua viva, Y cavaron para sí cisternas, Cisternas rotas que no retienen el agua.
14 ¿Es Israel siervo?¿Acaso es esclavo? ¿Por qué, entonces, ha llegado a ser presa?
15 Los leoncillos rugieron contra él, dieron sus bramidos, Y convirtieron su tierra en una desolación; Sus ciudades están quemadas y sin habitantes.
16 Hasta los hijos de Menfis y de Tafnes te han rapado la coronilla.
17 ¿No te ha sucedido todo esto por haber abandonado a YHWH tu Elohim cuando Él te guiaba por el camino?
18 Y ahora, ¿qué buscas rumbo a Egipto? ¿Beber agua del Nilo? ¿Qué buscas rumbo Asiria? ¿Beber agua del Éufrates?
19 ¡Repréndate tu maldad! ¡Condénente tus apostasías! Considera y reconoce cuán malo y amargo Es haber abandonado a YHWH tu Elohim, Y no tener temor de mí, Dice Adonay YHWH Sebaot.
20 Desde antiguo has quebrado el yugo y roto tus ataduras, Diciendo: ¡No quiero servir! Y sobre todo collado alto, y debajo todo árbol frondoso te postras y te prostituyes.
21 Yo te planté como vid escogida, Toda ella de cepas genuinas; ¿Cómo, pues, te me has vuelto sarmiento degenerado de vid bastarda?
22 Aunque te laves con lejía y uses mucho jabón para ti, La mancha de tu pecado está aún delante de mí, Dice Adonay YHWH.
23 ¿Cómo te atreves a decir: No me he contaminado ni he ido tras los baales? Considera tu andar en el valle, Y reconoce lo que has hecho, ¡Oh dromedaria desbocada! Que corre de un lado a otro;
24 ¡Oh asna montesa habituada al desierto! Que en su ardor olfatea el viento; ¿Quién podrá reprimir su celo? Los que la buscan no necesitan cansarse: La encontrarán siempre encelada.
25 Guarda tu pie de andar descalzo, Y tu garganta de la sed; Pero dijiste: ¡No hay remedio, no; A extranjeros he amado, y tras ellos he de ir!
26 Como se avergüenza el ladrón cuando es sorprendido, Así será avergonzada la casa de Israel; Sus reyes y sus príncipes, Sus sacerdotes y sus profetas,
27 Que dicen al leño: ¡Tú eres mi padre! Y a la piedra: ¡Tú me has dado a luz! Pues me han dado la espalda, y no la cara, Pero en el tiempo de su desgracia me dicen: ¡Levántate y sálvanos!
28 Pero, ¿dónde están los dioses que te hiciste? ¡Levántense y sálvente ellos en el tiempo de tu calamidad! Pues como el número de tus ciudades, oh Judá, Así ha sido el número de tus dioses.
Yermiá 3:4 Ahora mismo me dices: Tú eres mi Padre, mi amigo de juventud;
Yermiá 4:1 Oráculo de YHWH: Cuando quieras volver, oh Israel, vuélvete a mí. Si apartas de mí tus ídolos detestables, Ya no vagarás de una a otra parte.
2 Entonces jurarás por la vida de YHWH, En verdad, en derecho y en justicia, Y las naciones se congratularán con Él, Y en Él se gloriarán.
Hosting, dominios, diseño web, correos electrónicos, community manager, certificados SSL y todo lo relacionado con Marketing Digital
Powered by: Freelancegt.com
Regreso al contenido | Regreso al menu principal