Parsaha Haazinu - Prestad oídos - Comunidad Israelita Bet Or

Analizando la Toráh
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Parsaha Haazinu - Prestad oídos

Parashot > Devarim
Comentario                 Sefer Devarim

Parasha Devarim 32:1-52
Haftará Oshea 14:2-9 y Mija 7:18-20

Parashá Haazinu

Capítulo 32
 
 
1 Prestad oídos, oh cielos, y hablaré; y que la tierra oiga las palabras de mi boca. 2 Que mi enseñanza caiga como la lluvia que mi palabra fluya como el rocío; como vientos de tormenta sobre la vegetación y gotas de lluvia sobre las briznas de pasto. 3 Cuando proclame el Nombre de YHWH, adscribid grandeza a nuestro Elohim.  4 ¡La Roca! Perfecta es Su obra, pues todos Sus senderos son justicia; un Elohim de fe sin iniquidad, justo y recto es Él;  5 La corrupción no es Suya, la tacha es de Sus hijos, generación perversa y torcida.   6 ¿Es a YHWH que Le haces esto, oh pueblo vil e insensato?¿No es Él tu Padre, tu Amo?¿No te ha hecho y formado?  7 Recuerda los días de antaño, comprende los años de generación tras generación. Pregúntale a tu padre y él te lo relatará, a tus ancianos, y ellos te dirán.  8 Cuando el Supremo les dio a las naciones su herencia cuando separó a los hijos del hombre. Estableció las fronteras de los pueblos según el número de los Hijos de Israel. 9  Pues la porción de YHWH es su pueblo; Yacov es la medida de Su herencia. 10 Él lo descubrió en una tierra desierta, en la desolación, en el desierto aullante Él lo circundó, Él le otorgó discernimiento, lo protegió como a la pupila de Su ojo. 11 Él fue como un águila despertando en su nido, revoloteando sobre sus pichones, extendiendo sus alas y tomándolos, llevándolos sobre sus alas.12 YHWH solo los guió, y ningún otro poder había en ellos  13 Lo hacía cabalgar en las alturas de la Tierra y le hacía comer los frutos maduros de los campos; Le dio de sorber miel de una piedra, y aceite de una roca dura;14 manteca de vaca y leche de oveja con grasa de corderos, carneros nacidos en Bashán y machos cabríos, con trigo gordo como los riñones; y bebías sangre de uvas como vino delicioso. 15 Ieshurún engordó y pateó. Engordaste, te volviste espeso, corpulento, y abandonó a Elohim, su Hacedor, y desdeñó a la Roca de su salvación. 16 Ellos provocaban Sus celos con extraños; Lo hacían enojar con abominaciones.17 Sacrificaban para demonios sin poder, dioses que no conocían, recién llegados, a los que tus antepasados no temían.18 Ignoraste la Roca Que te hizo nacer y te olvidaste de Elohim, Quien te dio a luz.19 YHWH verá y será provocado por el enojo de Sus hijos e hijas,  20 y dirá: «Ocultaré Mi rostro de ellos y veremos cuál es su fin, pues son una generación de trastornos, hijos sin fidelidad. 21 Me provocaron con un no-Elohim, Me hicieron enojar con sus vanidades; por eso Los provocaré con un no-pueblo, con una nación vil haré que se enojen.  22 Pues el fuego se habrá encendido en Mis fosas nasales y habrá ardido hasta las más bajas profundidades. Consumirá la tierra y sus frutos, y hará que arda lo que se funda sobre montañas. 23 Yo acumularé males contra ellos, Mis flechas utilizaré contra ellos. 24 Se hincharán por el hambre, batallas de demonios llameantes, y los dientes de las bestias enviaré contra ellos, con el veneno de aquéllos que reptan sobre la tierra.  25 Por afuera, la espada los desolará, mientras que adentro habrá terror, incluso el joven, y hasta la virgen, el infante junto con el hombre canoso. 26 Yo había dicho: «Los dispersaré, haré que su memoria cese de los hombres». 27 Si no fuese porque la ira del enemigo fue acorralada, para que el atormentador no malinterprete; para que no digan: «¡Nuestra mano se alzó victoriosa, y no fue YHWH el Que logró todo esto!». 28 Pues son una nación privada de sensatez, y no hay en ellos discernimiento.  29 Si fuesen sabios entenderían esto, lo comprenderían desde su fin.   30 Pues cómo uno habría de perseguir a mil, y dos hacer que huyan millares, si no fuera porque su Roca los liquidó, y YHWH los entregó  31 pues no como nuestra Roca es su roca, ¡y aun así nos juzgan nuestros enemigos! 32 Pues su viñedo es del viñedo de Sodoma, y de los campos de Gomorra; sus uvas son uvas de hiel, y les dieron racimos de amargura.  33 Ponzoña de serpientes es su vino, veneno de víboras crueles. 34 ¿No es revelado conmigo, sellado en Mis tesoros?  35 Mía es la venganza y el justo castigo, cuando tropezare su pie, pues el día de su catástrofe se acerca, y los hechos futuros se aproximan de prisa a ellos».36 Cuando YHWH haya juzgado a Su pueblo, Se enternecerá con Sus servidores, cuando vea que el poder del enemigo progresa, y a nadie lo salvan ni lo ayudan.  37 Él dirá: «¿Dónde está su Elohim, la roca en la que buscaron refugio,  38 la gordura de cuyas ofrendas comieron, y bebían el vino de sus libaciones?¡Que se paren y te ayuden! ¡Que sean un refugio para ti!  39 Ve, ahora, que Yo, Yo soy Él, y no hay Elohim junto a Mí. Yo hago morir y hago vivir, Yo golpeo y Yo curo, y no hay quién rescate de Mi mano.  40 Pues alzaré Mi mano al cielo y diré: «Por Mi vida, que es eterna,  41 si afilo Mi espada centelleante y Mi mano ase el juicio, devolveré venganza a Mis enemigos y a los que Me odian traeré justo castigo.  42 Embriagaré Mis flechas con sangre, y Mi espada devorará la carne, a causa de la sangre del cadáver y del cautivo, a causa de las antiguas depredaciones del enemigo».  43 Oh naciones, cantad las alabanzas de Su pueblo, pues Él vengará la sangre de Sus servidores, Él traerá justo castigo a Sus enemigos; y Él conciliará Su Tierra y Su pueblo. 44 Moshé vino y dijo todas las palabras de esta Canción a los oídos del pueblo, él y Yehoshua hijo de Nun. 45 Moshé concluyó diciendo todas estas palabras a todo Israel. 46 Les dijo: «Prestad atención a todas las palabras que yo atestiguo contra vosotros hoy, con las que habéis de instruir a vuestros hijos, para ser precavidos de cumplir con todas las palabras de esta Torá, 47 pues no es algo vacío para vosotros, sino que es vuestra vida, y a través de esto prolongaréis vuestros días en la  Tierra por la que cruzas el Jordán para poseerla».48 YHWH habló a Moshé ese mismo día, diciendo: 49 «Sube a este monte de Abarim, Monte Nebó, que está en la tierra de Moab, que está delante de Jericó, y observa la Tierra de Canaán que les doy a los hijos de Israel como heredad, 50 y muere en la montaña a la que has de subir, y reúnete con tu pueblo, igual que tu hermano Aarón murió en el Monte Hor, y se reunió con su pueblo, 51 pues transgredisteis contra Mí entre los Hijos de Israel en las aguas de Meribat-Kadesh, en el desierto de Tzin; ya que no Me santificasteis entre los Hijos de Israel. 52 Pues desde una distancia verás la Tierra, mas no entrarás a ella, a la Tierra que les doy a los Hijos de Israel».
 
 
 
HAFTARÁ HAAZINU
 
2 do SHEMUEL 22:1-51
 
 
2 Shmuel 22:1 Y habló David a YHWH las palabras de este cántico el día que YHWH lo libró de la mano de Saúl y de todos sus enemigos.
 
2 Y dijo: YHWH es mi Roca y mi fortaleza, y mi libertador;
 
3 Elohim es mi Roca, en Él me refugiaré; Mi escudo, y el cuerno de mi salvación, Mi alto refugio, y mi Salvador. De la violencia me libraste.
 
4 Invocaré a YHWH, quien es digno de ser alabado, Y seré salvo de mis enemigos.
 
5 Cuando me cercaban las olas de la Muerte, Y torrentes destructores me aterraban,
 
6 Y me envolvían los lazos del Seol, Y me alcanzaban los lazos de la Muerte,
 
7 En mi angustia invoqué a YHWH, Sí, invoqué a mi Elohim, y oyó mi voz desde su morada, Y mi clamor llegó a sus oídos.
 
8 La tierra fue conmovida, y tembló, Se conmovieron los cimientos de los cielos; Se estremecieron, porque Él se indignó.
 
9 De su nariz se alzó una humareda, Y de su boca salió un fuego abrasador, Que lanzó carbones encendidos.
 
10 Inclinó los cielos, y descendió, Con espesas tinieblas debajo de sus pies;
 
11 Cabalgó sobre un querubín, y voló; Se cernió sobre las alas del viento,
 
12 Envuelto en un cerco de tinieblas, Oscuridad de aguas, y densos nubarrones.
 
13 Al fulgor de su presencia se encendieron las centellas;
 
14 YHWH tronó desde los cielos, ’Elyón hizo resonar su voz;
 
15 Disparó sus saetas, y los dispersó; Lanzó relámpagos, y los destruyó.
 
16 Entonces aparecieron los torrentes de las aguas, Y los cimientos del universo quedaron descubiertos, A la reprensión de YHWH, Por el soplo del aliento de su nariz.
 
17 Envió desde lo alto y me tomó; Me sacó de entre las muchas aguas.
 
18 Me libró de un poderoso enemigo, Y de los que me aborrecían, pues eran más fuertes que yo.
 
19 Me enfrentaron en el día de mi quebranto, Pero YHWH fue mi apoyo,
 
20 Y me sacó a lugar espacioso; Me libró, porque en mí se complació.
 
21 YHWH recompensó mi rectitud, Y retribuyó la pureza de mis manos.
 
22 Porque guardé los caminos de YHWH, Y no me aparté impíamente de mi Elohim.
 
23 Pues todos sus preceptos estuvieron delante de mí, Y no me aparté de sus estatutos.
 
24 Fui recto para con Él, Y me he guardado de mi maldad;
 
25 YHWH recompensó mi rectitud; Mi pureza en su presencia.
 
26 Con el misericordioso te mostrarás misericordioso, Y recto para con el hombre recto.
 
27 Limpio te mostrarás para con el limpio, Y con el perverso, sagaz.
 
28 Tú salvas al pueblo afligido, Y humillas los ojos soberbios.
 
29 ¡Tú eres mi lámpara, oh YHWH! ¡Oh YHWH, Tú alumbras mis tinieblas!
 
30 Contigo, aplastaré ejércitos, Con mi Elohim, asaltaré muros.
 
31 En cuanto a Elohim, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de YHWH. Escudo a todos los que en Él esperan.
 
32 Porque ¿quién es Elohim, sino sólo YHWH? ¿Y qué Roca hay fuera de nuestro Elohim?
 
33 Elohim es el que me ciñe de vigor, Y hace perfecto mi camino;
 
34 Quien hace mis pies como de ciervas, Y me hace estar firme en mis alturas;
 
35 Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis brazos para tensar el arco de bronce.
 
36 Me has dado también el escudo de tu salvación, Y tu benignidad me ha engrandecido.
 
37 Ensanchas mis pasos debajo de mí, Y mis pies no han resbalado.
 
38 Perseguiré a mis enemigos y los destruiré, Y no me volveré atrás hasta acabarlos.
 
39 Sí, acabaré con ellos y los golpearé, de modo que no puedan levantarse. ¡Ya han caído bajo mis pies!
 
40 Pues Tú me ceñiste de fuerza para la batalla, E hiciste que mis enemigos se doblegaran debajo de mí,
 
41 También has hecho que mis enemigos me vuelvan las espaldas, Para que destruya a los que me aborrecen.
 
42 Miraron en derredor, y no hubo quien salvara; Aun a YHWH, pero no los oyó.
 
43 Los he molido como polvo de la tierra; Pisado y triturado como el lodo de las calles.
 
44 Tú también me has librado de las contiendas de mi pueblo; Me guardaste para ser cabeza de naciones; Pueblo que yo no conocía me servirá.
 
45 Hijos de extranjeros se someterán a mí; Al oír de mí, me obedecerán.
 
46 Los extranjeros se debilitarán, Y saldrán temblando de sus encierros.
 
47 ¡Viva YHWH, y bendita sea mi Roca! ¡Engrandecido sea el Elohim de mi salvación!
 
48 El Elohim que venga mis agravios, Y sujeta pueblos debajo de mí;
 
49 El que me saca de entre los enemigos; Sí, Tú me exaltas por encima de los que me resisten, Y me libras del hombre cruel.
 
50 Por tanto, oh YHWH, yo te confesaré entre las naciones, Y cantaré alabanzas a tu Nombre
 51 Que salva maravillosamente a su rey, Y muestra misericordia a su ungido: ¡A David y a su simiente para siempre!
Hosting, dominios, diseño web, correos electrónicos, community manager, certificados SSL y todo lo relacionado con Marketing Digital
Powered by Freelancegt.com
Regreso al contenido | Regreso al menu principal