Parasha Ekev - Recompensa - Comunidad Israelita Bet Or

Analizando la Toráh
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Parasha Ekev - Recompensa

Parashot > Devarim
Comentario           Sefer Devarim

Parasha Devarim 7:12-11:25
Haftará Yeshaiá 49:14-51:32

Parashá Ekev

12 Ésta será vuestra recompensa cuando obedezcáis estas ordenanzas y las observareis y realizareis; YHWH, tu Elohim, guardará para ti el pacto y la bondad que juró a tus antepasados. 13 El te amará, te bendecirá y te multiplicará, y bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu Tierra; tus cereales, tu vino y tu aceite; la simiente de tu ganado vacuno y los rebaños de tus ovejas y cabras en la Tierra que Él les juró a tus antepasados que te daría. 14 Serás el más bendito de todos los pueblos; no habrá hombre estéril ni mujer estéril entre vosotros ni entre vuestros animales. 15 YHWH os alejará de todas las enfermedades; y todas las malas dolencias de Egipto que conocisteis, Él no las pondrá sobre ti, sino que las pondrá sobre todos vuestros enemigos. 16 Devoraréis a los pueblos que YHWH, vuestro Elohim, os entregará; vuestro ojo no los compadecerá; no adoraréis sus dioses, pues es una celada para vosotros. 17 Tal vez digas en tu corazón: «Estas naciones son más numerosas que yo; ¿cómo podré expulsarlas?». 18 ¡No les temas! Recordarás lo que YHWH, tu Elohim, le hizo a Paró y a todo Egipto. 19 Las grandes pruebas que vieron tus ojos, y las señales, las maravillas, la mano fuerte y el brazo extendido con que YHWH, tu Elohim, te sacó; así hará YHWH, tu Elohim, con todos los pueblos a los que temes. 20 También el enjambre de avispas les enviará YHWH, tu Elohim, a ellos, hasta que los sobrevivientes y los ocultos perezcan ante ti. 21 No te quebrantarás ante ellos, pues YHWH, tu Elohim, está entre vosotros, un Elohim grande y temible. 22 YHWH, vuestro Elohim, expelerá a estas naciones de ante vosotros poco a poco, no podréis aniquilarlos rápidamente, para que las bestias del campo no se incrementen en tu contra. 23 YHWH, tu Elohim, los entregará ante ti y sembrará entre ellos gran confusión, hasta su destrucción. 24 Entregará a sus reyes en tu mano y harás que su nombre desaparezca de bajo el cielo; ningún hombre se te enfrentará hasta que los hayas destruido. 25 Las imágenes talladas de sus dioses las quemarás en el fuego; no desearás y tomarás para ti la plata y el oro que hay sobre ellas, para que no caigas en su celada, pues es una abominación a YHWH, tu Elohim. 26 Y no traerás una abominación a tu casa, quedando proscrito igual que ella; ciertamente la aborrecerás y ciertamente la abominarás, pues es cosa proscrita.
 
Capítulo 8
 
1 Todo el precepto que te ordeno hoy lo observaréis para realizarlo, para que podáis vivir e incrementaros, y vengáis y toméis posesión de la Tierra que YHWH juró a vuestros antepasados. 2 Recordarás todo el camino por el que te condujo YHWH, tu Elohim, estos cuarenta años en el Desierto para afligirte, para probarte, para saber qué hay en tu corazón, a ver si observabas Sus preceptos o no. 3 Él te afligió y te hizo pasar hambre, luego Él te alimentó con el maná que tú ni tus antepasados conocían, para hacerte saber que no sólo del pan vive el hombre, sino que de todo lo que emana de la boca de Elohim vive el hombre. 4 Tu vestimenta no se desgastó sobre ti y tus pies no se hincharon durante esos cuarenta años. 5 Debes saber en tu corazón que así como un padre castiga a su hijo, así YHWH, tu Elohim, te castiga. 6 Observarás los preceptos de YHWH, tu Elohim, para ir por sus caminos y temerle. 7 Pues YHWH, tu Elohim, te trae a una buena Tierra: una Tierra con corrientes de agua, de fuentes y agua subterránea que emana del valle y de la montaña; 8 una Tierra de trigo, cebada, vid, higueras y granados, Tierra de olivos de aceite y miel de dátiles; 9 una Tierra donde comerás pan sin pobreza, no te faltará allí nada; una Tierra cuyas piedras son de hierro y de cuyas montañas extraerás cobre. 10 Comerás y te saciarás, y bendecirás YHWH, tu Elohim, por la buena Tierra que te dio. 11 Ten cuidado de no olvidar a YHWH, tu Elohim, de no observar Sus preceptos, Sus ordenanzas y Sus decretos, que yo te ordeno hoy, 12 para que no comas y te sacies, y construyas casas buenas y te establezcas, 13 y se incrementen tu ganado vacuno y tus ovejas, y aumente la plata y el oro para ti, y todo lo que poseas se incremente, 14 y que tu corazón no se vuelva arrogante y te olvides de YHWH, tu Elohim, Quien te sacó de la tierra de Egipto de la casa de la esclavitud, 15 Quien te conduce a través del gran y temible Desierto, de serpientes, víboras, escorpiones y la sed, por donde no había agua y hace surgir agua para ti de la roca del peñasco, 16 Quien te da de comer maná en el Desierto, al que tus antepasados no conocieron, a fin de afligirte y a fin de probarte, para hacerte bien en tu final. 17 Y podrás decir en tu corazón: «¡Mi fuerza y el poder de mi mano me hicieron toda esta riqueza!». 18 Entonces recordarás a YHWH, tu Elohim: que fue Él Quien te dio fuerza para acumular riqueza, a fin de establecer Su pacto que juró con tus antepasados, como este día. 19 Ocurrirá que si olvidas a YHWH, tu Elohim, y vas tras los dioses de otros y los adoras y te postras ante ellos, yo atestiguo hoy contra ti que ciertamente perecerás 20 como las naciones que YHWH hace que perezcan ante ti, así tú perecerás porque no has hecho caso de la voz de YHWH, tu Elohim.
 
Capítulo 9
 
1 Oye, Israel, hoy cruzas el Jordán, para venir y heredar a naciones más grandes y más poderosas que tú, ciudades que son grandes y fortificadas hasta los cielos, 2 un pueblo grande y elevado, hijos de gigantes, que conociste y de los que has oído: «¿Quién puede enfrentarse a los hijos del gigante?». 3 Pero tú sabes hoy que YHWH, tu Elohim, Él cruza delante de ti, Él es un fuego que consume; Él los destruirá y Él los someterá ante ti; tú los expulsarás y harás que perezcan rápidamente, tal como te dijo YHWH. 4 No digas en tu corazón, cuando YHWH los expulse de ti, diciendo: «A causa de mi rectitud YHWH me trae a que posea esta Tierra, y a causa de la perversidad de estas naciones YHWH las expulsó de ante ti». 5 No es por tu rectitud y honradez que vienes a poseer su Tierra, sino que YHWH, tu Elohim, los expulsa a estas naciones de ti por su perversidad, y a fin de establecer la palabra que YHWH juró a tus antepasados, a Abraham, a Itzjak y a Yacov. 6 Y debes saber que no por tu rectitud te da YHWH, tu Elohim, esta buena Tierra como posesión, pues eres un pueblo obstinado. 7 Recuerda, no te olvides, que provocaste a YHWH, tu Elohim, en el Desierto; desde el día que saliste de la tierra de Egipto hasta vuestro arribo a este sitio, habéis sido rebeldes contra YHWH. 8 Y en Joreb provocasteis a YHWH, y YHWH Se enojó con vosotros para destruiros. 9 Entonces yo subí a la montaña para recibir las Tablas de piedra, las Tablas del pacto que YHWH selló con vosotros, y permanecí en la montaña durante cuarenta días y cuarenta noches; pan no comí, y agua no bebí. 10 Y YHWH me dio las dos Tablas de piedra, inscriptas con el dedo de Elohim, y sobre ellas estaban todas las palabras que YHWH habló con vosotros en la montaña, de en medio del fuego, el día de la congregación. 11 Fue al cabo de cuarenta días y cuarenta noches que YHWH me dio las dos Tablas de piedra, las Tablas del pacto. 12 Entonces YHWH me dijo: «Levántate, baja rápido de aquí, pues el pueblo que sacaste de Egipto se ha corrompido; se descarrió rápidamente del camino que le mandé; se hizo una imagen fundida». 13 YHWH me dijo, diciendo: «He visto a este pueblo, y he aquí que es un pueblo obstinado. 14 ¡Déjame, y lo destruiré y borraré su nombre de bajo los cielos, y haré de ti una nación más poderosa y más numerosa que ellos!». 15 Entonces di vuelta y bajé de la montaña mientras la montaña ardía en fuego, y las dos Tablas del pacto estaban en mis dos manos. 16 Entonces vi y he aquí que habíais pecado a YHWH, vuestro Elohim; os hicisteis un becerro fundido; os descarriasteis rápidamente del camino que YHWH os ordenó. 17 Yo tomé las dos Tablas y las arrojé de mis dos manos, y las destruí ante vuestros ojos. 18 Entonces me postré ante YHWH como la primera vez, cuarenta días y cuarenta noches, pan no comí y agua no bebí, a causa de todo vuestro pecado que cometisteis, de hacer lo que es malo a los ojos de YHWH, de hacerlo enojar; 19 pues tuve terror de la ira y la ardiente cólera que provocó a YHWH contra vosotros para destruiros; y YHWH me hizo caso también esa vez. 20 YHWH se enojó mucho con Aarón y quiso destruirlo, por lo que también recé por Aarón en ese momento. 21 Vuestro pecado que cometisteis, el becerro, lo tomé y lo quemé con fuego y lo pulvericé, moliéndolo bien, hasta que quedó como polvo fino, y lo arrojé al arroyo que descendía de la montaña. 22 Y en Taberá, en Masá y en Kibrot-Hataavá provocasteis a YHWH, 23 y cuando YHWH os envió de Kadesh-Barnea, diciendo: «Subid y poseed la Tierra que os he dado», entonces os rebelasteis contra la palabra de YHWH, vuestro Elohim; no creísteis en El y no hicisteis caso de Su voz. 24 ¡Habéis sido rebeldes contra YHWH desde el día en que os conocí! 25 Yo me postré ante YHWH, durante cuarenta días y cuarenta noches me postré al suelo, pues YHWH había pensado en destruiros. 26 Le recé a YHWH y dije: «Señor mío, YHWH, no destruyas a tu pueblo y a tu legado que redimiste en Tu grandeza, que sacaste de Egipto con mano fuerte. 27 Recuerda a Tus servidores, Abraham, Itzjak y Yacov; no repares en la obstinación de este pueblo, ni en su maldad ni en su pecado, 28 para que la tierra de la que lo sacaste no diga: Como YHWH no tuvo la capacidad de traerlos a la  Tierra de la que les habló, y a causa de Su odio hacia ellos, los sacó para dejar que murieran en el Desierto. 29 Sin embargo, ellos son Tu pueblo y Tu posesión, a los que sacaste con Tu gran fuerza y con Tu brazo extendido».
 
Capítulo 10
 
1 En ese momento, YHWH me dijo: «Talla para ti dos Tablas de piedra como las primeras, y sube hacia Mí a la montaña, y haz un Arca de madera para ti. 2 Y Yo inscribiré sobre las Tablas las palabras que había sobre las primeras Tablas que destruiste y las colocarás en el Arca». 3 Entonces yo hice un Arca de madera de acacia y tallé dos Tablas de piedra como las primeras; luego ascendí a la montaña con las dos Tablas en mi mano. 4 Él inscribió sobre las Tablas, según el primer escrito, los Diez Mandamientos que YHWH me dijo en la montaña de entre medio del fuego, el día de la congregación y que YHWH me dio. 5 Yo me di vuelta, bajé de la montaña y coloqué las Tablas en el Arca que había hecho, y allí permanecieron tal como había ordenado YHWH. 6 Los Hijos de Israel se trasladaron de Beerot-Bene-Iaakán a Moserá; allí murió Aarón y allí fue enterrado, y Eleazar su hijo ofició en su lugar. 7 De allí se trasladaron a Gudgod, y de Gudgod a Iotvá, tierra de arroyos. 8 En ese momento, YHWH separó a la tribu de Leví para que transportara el Arca del pacto de YHWH, para que se parara frente a YHWH para oficiarle y para que bendiga en Su Nombre hasta el día de hoy. 9 Por eso Leví no tuvo parte ni legado con sus hermanos; YHWH es su posesión, tal como dijo de él YHWH, tu Elohim. 10 Yo permanecí en la montaña como en los primeros días, cuarenta días y cuarenta noches, y YHWH me escuchó también esta vez y no quiso destruirte. 11 YHWH me dijo: «Levántate y ve delante del pueblo en la travesía; que vayan y posean la Tierra que les juré a sus antepasados que les daría». 12 Ahora, Israel, ¿qué te pide YHWH, tu Elohim? Únicamente que Le temas a YHWH, tu Elohim, que vayas por todos Sus caminos y Lo ames, y que sirvas a YHWH, tu Elohim, con todo tu corazón y con toda tu alma, 13 que observes los preceptos de YHWH y Sus decretos que yo te ordeno hoy, para tu beneficio. 14 He aquí que a YHWH, tú Elohim Le pertenecen el cielo y el cielo de los cielos, la tierra y todo lo que hay en ella. 15 Únicamente a tus antepasados YHWH quiso amar, y El eligió a su simiente tras de ellos, a vosotros, de entre todos los pueblos, como en este día. 16 Cortaréis la cubierta de vuestro corazón y ya no seréis obstinados. 17 Pues YHWH, vuestro Elohim, Él es el Elohim de los dioses y el Amo de los amos, el Grande, el Poderoso y Temible Elohim, Quien no demuestra favoritismo y Quien no acepta soborno. 18 Él cumple con la justicia del huérfano y la viuda, y ama al extranjero para darle pan y ropa que vestir. 19 Amaréis al extranjero pues extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. 20 A YHWH, tu Elohim, temerás, a Él servirás, a Él te unirás y en Su Nombre jurarás. 21 Él es tu alabanza y Él es tu Elohim, Quien hizo por ti estas grandes e imponentes cosas que vieron tus ojos. 22 Con setenta almas descendieron a Egipto tus ancestros y ahora YHWH, tu Elohim, te ha hecho como las estrellas del cielo en abundancia.
 
Capítulo 11
 
1 Amarás a YHWH, tu Elohim, y guardarás Su custodia, Sus decretos, Sus ordenanzas y Sus preceptos, todos los días. 2 Debes saber hoy, no vuestros hijos, que no conocieron y que no vieron el castigo de YHWH, tu Elohim, Su grandeza, Su mano fuerte y Su brazo extendido; 3 Sus señales y Sus proezas que realizó en medio de Egipto, a Paró, rey de Egipto, y a toda su tierra; 4 y lo que Le hizo al ejército de Egipto, a sus caballos y a sus jinetes, a los que cubrió con las aguas del Mar Rojo cuando ellos os perseguían, y YHWH hizo que perecieran hasta este día; 5 y Lo que hizo por vosotros en el Desierto, hasta que llegasteis a este sitio; 6 y Lo que hizo con Datán y Aviram, hijos de Eliab ben Reuben, cuando la tierra abrió su boca y se tragó a ellos y a sus familias, y sus tiendas y todas las fortunas que había a sus pies, en medio de todo Israel. 7 Sino que todo eso está en tus propios ojos, que ven toda la gran obra de YHWH, que Él hizo. 8 Y observaréis todo el precepto que yo os ordeno hoy, para que seáis fuertes, y vengáis y poseáis la Tierra por la que cruzáis el Jordán para poseerla, 9 y para que prolonguéis vuestros días sobre la Tierra que YHWH juró a vuestros antepasados que les daría, a ellos y a su descendencia, una Tierra donde fluye la leche y la miel. 10 Pues la Tierra a la que venís para poseerla, no es como la tierra de Egipto de la que os fuisteis, donde plantabas tu semilla y la regabas a pie, como un huerto de vegetales. 11 Pero la Tierra por la que cruzáis para poseerla es una Tierra de montañas y de valles; de la lluvia del cielo beberá agua; 12 una Tierra que YHWH, tu Elohim, busca; los ojos de YHWH, tu Elohim, siempre están sobre ella, desde el comienzo del año hasta el fin del año. 13 Ocurrirá que si obedecéis Mis preceptos que Yo te ordeno hoy, de amar a YHWH, vuestro Elohim, y de servirlo con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma, 14 entonces Yo proporcionaré lluvia para vuestra Tierra en su momento propicio, las primeras y las últimas lluvias, para que puedas cosechar tus granos, tu vino y tu aceite. 15 Proporcionaré hierbas en tu campo para tus vacunos y comerás y te saciarás. 16 Sed precavidos, para que vuestro corazón no sea seducido y os descarriéis y sirváis a dioses de otros y os postréis ante ellos. 17 Entonces la ira de YHWH arderá contra vosotros y Él frenará el cielo para que no haya lluvia, y el suelo no producirá su cosecha; y rápidamente seréis expulsados de la buena Tierra que YHWH os da. 18 Colocaréis estas palabras Mías sobre vuestro corazón y sobre vuestra alma; las ataréis como señal sobre vuestro brazo y que sean como insignia entre vuestros ojos. 19 Se las enseñaréis a vuestros hijos para hablar de ellas, mientras estás sentado en tu casa, mientras vas por el camino, cuando te vas a dormir y cuando te levantas. 20 Y las escribirás en las jambas de tu casa y sobre tus portales. 21 A fin de prolongar vuestros días y los días de vuestros hijos sobre la Tierra que YHWH juró a vuestros antepasados que les daría, como los días del cielo sobre la tierra. 22 Porque si observareis todo este precepto que te ordeno, para realizarlo, para amar a YHWH, vuestro Elohim, para ir por todos Sus caminos y para uniros a Él, 23 YHWH expulsará a todas estas naciones de ante vosotros, y expulsaréis a naciones más grandes y más poderosas que vosotros mismos. 24 Todo sitio sobre el que pise la planta de vuestro pie será vuestro: desde el Desierto y el Líbano, desde el río, el Río Eufrates, hasta el Mar Occidental, será vuestro límite. 25 Ningún hombre se enfrentará a vosotros; YHWH, vuestro Elohim, impondrá temor y miedo sobre toda la faz de la tierra sobre la que piséis, tal como Él os dijo.
 
 
 
HAFTARÁ EKEV
 
YESHAIÁ 49:14 – 51:3
 
 
Yeshaiá 49:14 Decía Sión: Me ha abandonado YHWH; Adonay se ha olvidado de mí.
 
15 ¿Se olvidará una madre de lo que dio a luz? ¿Dejará de amar al hijo de sus entrañas? Pues aunque éstas lleguen a olvidar, Yo nunca me olvidaré de ti.
 
16 En mis palmas te he esculpido; Tus muros están siempre delante de mí;
 
17 Los que te construyen van más a prisa que los que te destruyen, Los que te arrasaban se alejan de ti.
 
18 Alza tus ojos en torno, y mira: Todos ellos se reúnen para venir a ti. ¡Vivo Yo, dice YHWH, A todos los llevarás como vestido precioso, Con ellos te adornarás como novia!
 
19 Porque tu tierra devastada, Arruinada y desierta, Resultará estrecha para tus moradores, Mientras que tus destructores estarán lejos de ti.
 
20 Los hijos que dabas por perdidos te dirán de nuevo: Mi lugar es estrecho, Hazme sitio para habitar.
 
21 Y te preguntarás: ¿Quién me parió a éstos? Yo, que estaba sin hijos y estéril, ¿quién me los ha criado?, Yo, que me había quedado sola, ¿de dónde me vienen éstos?
 
22 Así dice Adonay YHWH: He aquí, con mi mano hago seña alas naciones, Alzo mi estandarte a los pueblos, para que traigan a tus hijos en brazos, Para que tus hijas sean llevadas al hombro.
 
23 Sus reyes serán tus ayos, sus princesas, tus nodrizas; Rostro en tierra te darán homenaje, lamerán el polvo de tus pies, Y sabrás que Yo soy YHWH, Y que los que esperan en mí No serán avergonzados.
 
24 ¿Le será arrebatado el botín al guerrero? ¿Se librará al cautivo del tirano?
 
25 Esto dice YHWH: ¡Sí!, el cautivo será librado del guerrero, Y el botín será arrebatado del tirano. Yo mismo defenderé tu causa, Yo mismo salvaré a tus hijos.
 
26 Haré a tus opresores comerse su propia carne, Y como de vino, embriagarse en su propia sangre, Y toda carne sabrá que Yo soy YHWH tu Salvador, Y que tu Redentor es el Fuerte de Jacob.
 
 
Yeshaiá 50:1 Así dice YHWH: Dónde está la carta de divorcio con que repudié a vuestra madre? ¿O, a cuál de mis acreedores os he vendido? He aquí, por vuestras iniquidades fuisteis vendidos, Por vuestras transgresiones fue repudiada vuestra madre.
 
2 ¿Y por qué cuando Yo vengo no hay nadie, Y cuando llamó nadie responde? ¿Se ha acortado mi mano para redimir? ¿No tengo ya fuerza para salvar? He aquí, a mi reprensión se seca el mar, Convierto los ríos en desierto, Sus peces mueren de sed, Y hieden por la falta de agua.
 
3 Yo visto los cielos de luto, los cubro de sayal.
 
4 Adonay YHWH me dio lengua de sabios, Para saber sustentar con palabras al cansado. Cada mañana me despierta, Cada mañana despierta mi oído, para que escuche como discípulo.
 
5 Adonay YHWH me abrió el oído, Y no fui rebelde, ni me volví atrás.
 
6 Ofrecí mis espaldas a los que me azotaban, Y mis mejillas a los que me arrancaban la barba; No aparté mi rostro de injurias y escupitajos.
 
7 Pero Adonay YHWH me ayudará, por tanto, no estoy abochornado; Por eso he puesto mi rostro como un pedernal, Y sé que no seré avergonzado.
 
8 Cercano está el que me justifica, ¿quién contenderá conmigo? ¡Comparezcamos juntos! ¿Quién es mi demandante? ¡Que se acerque a mí!
 
9 Sí, Adonay YHWH me ayudará. ¿Quién me condenará? Ve ahí que todos ellos se gastan como vestidura, La polilla los comerá.
 
10 ¿Quién entre vosotros teme a YHWH y escucha por voz de su siervo? Aunque ande en tinieblas y carezca de luz, Confíe en el nombre de YHWH, y apóyese en su Elohim.
 
11 Pero vosotros, que atizáis el fuego y encendéis las teas: ¡Andad al calor de vuestro propio fuego, De las teas que habéis encendido! De mi mano os vendrá esto: ¡Acabaréis por yacer en el lugar de tormento!
 
 
Yeshaiá 51:1 ¡Escuchadme, los que vais tras la justicia, Los que buscáis a YHWH! Mirad a la roca de donde fuisteis tallados, La cantera de donde fuisteis extraídos.
 
2 Mirad a Abraham, vuestro padre, Y a Sara, que os dio a luz; Que estando solo lo llamé, Lo bendije y lo multipliqué.
 
3 Ciertamente YHWH consolará a Sión, Consolará todos sus lugares desolados; Convertirá su desierto en un edén, Su yermo en paraíso de YHWH; Allí habrá gozo y alegría, Acciones de gracias y voz de melodía.
Hosting, dominios, diseño web, correos electrónicos, community manager, certificados SSL y todo lo relacionado con Marketing Digital
Powered by Freelancegt.com
Regreso al contenido | Regreso al menu principal