Luz trascendente y luz inmanente - Comunidad Israelita Bet Or

Analizando la Toráh
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Luz trascendente y luz inmanente

Estudios > Kabala
Regresar:       Kabaláh            Estudios

Luz Trascendente y Luz Inmanente

La luz del Eterno es una, sus variaciones son únicamente desde nuestra perspectiva, por la manera en que la percibimos.
La luz con la que fue creada la vasija, hace de ella luz.  También existe una luz que mantiene a la vasija con vida, la cual llamamos Trascendente, Porque la rodea, la mantiene, estas tres luces son una sola en realidad, pero desde nuestra percepción las diferenciamos de esa manera.
Luego existe una luz, cuyo propósito es llenar la vasija, siendo este el fin último de su creación, esta luz es la conocida como inmanente, que llena la vasija.
La luz creadora, la luz que constituye la vasija, la trascendente y la inmanente, son la misma en la Realidad. Pero en desde nuestro punto de vista, se diferencian una de la otra.
La vasija comparte la misma esencia de la luz inmanente, esa característica es precisamente la que hace posible la recepción por parte de la vasija de la luz inmanente, siendo entonces lo que se conoce en kabala como kli y or.  Una vasija que tiene la capacidad de ser depositaria de una luz con la que comparte una misma naturaleza.
Cuando una vasija no comparte la naturaleza de la luz, no puede ser llamada kli, ya que debido a que la luz le parece ajena a ella y hasta contraria a su propia naturaleza, rechaza la luz inmanente y ella no puede reposar en la vasija.
Es la evidencia de las naturalezas distintas encontradas, y el entendimiento por parte de la vasija de que ella esta fuera del orden divino, que despierta la conciencia de la vasija, conciencia con la que inicia la búsqueda a una solución a la incompatibilidad de vasija y luz.
El reconocimiento de la problemática, el deseo que se convierte en necesidad de recibir la luz, y el reconocimiento de su imposibilidad para solucionar la problemática, Hacen que la vasija recupere su naturaleza de la luz como vasija, y pueda convertirse en kli.
Hasta entonces la or puede ser investida en el kli, para ser uno como lo eran antes que la vasija fuera creada. Entonces el kli y la or siendo ejad, se convierten en transmisores de la luz inmanente hacia otra vasija.
Por otro lado, la vasija que llega a estas conclusiones pero que no esta dispuesto a reconocer que originalmente ella no es vasija y se cree de una naturaleza superior, ella nunca reconocerá su incapacidad para cambiar la situación, por lo tanto ese egoísmo y engaño del que es esclavo, hace que su percepción de la luz cambie, y se acomode a la naturaleza de ella, entonces su deseo intrínseco de recibir se calme, aunque para ello ella misma creó una fantasía o religión dentro de la cual ha decidido vivir, ya que la luz no cambia, es inmutable como su fuente.
 
R. Yehuda ben Ysrael
Hosting, dominios, diseño web, correos electrónicos, community manager, certificados SSL y todo lo relacionado con Marketing Digital
Powered by Freelancegt
Regreso al contenido | Regreso al menu principal