Leer parasha y comentario de Rabino

Yeshaiá 40:27 – 41:16

Yeshaiá 40

27 ¿Por qué hablas, oh Jacob, y dices, Israel: Mi camino está oculto a YHWH, mi Elohim ignora mi causa? 28 ¿Acaso no lo sabes ni lo has oído? YHWH es Elohim eterno, Creador de los confines de la tierra, no se cansa ni se fatiga, Y su inteligencia es insondable. 29 Él fortalece al cansado, Acrecienta el vigor al que no tiene; 30 Aun los muchachos se fatigan y se cansan, Los jóvenes tropiezan y vacilan, 31 Pero los que esperan en YHWH tienen nuevas fuerzas, Remontan vuelo como las águilas, Corren y no se fatigan, andan y no se cansan.

Yeshaiá 41

1 ¡Guardad silencio delante de mí, oh tierras lejanas! Renueven sus fuerzas las naciones, y acérquense y hablen, Y juntos vengamos a juicio. 2 ¿Quién lo ha levantado de oriente, y le convoca la victoria a su paso, Y le entrega pueblos, y le somete reyes? Los dio como polvo a su espada, y como hojarasca arrebatada a su arco 3 Los perseguirá, y pasará adelante con seguridad, Por sendas que sus pies nunca habían hollado. 4 ¿Quién lo planeó y lo ejecutó? Yo, el que anuncia el futuro de antemano: Yo, YHWH, que soy el primero, También soy con los postreros. 5 Las tierras lejanas vieron esto y temieron, Temblaron los confines de la tierra, se congregaron, y vinieron. 6 Cada cual ayudó a su compañero, Cada cual dijo a su hermano: ¡Ánimo! 7 Así el escultor anima al orfebre, y el que forja a martillo al que bate el yunque, Y dicen: ¡Buena soldadura! Y la aseguran con clavos para que no se mueva. 8 Pero tú, oh Israel, siervo mío, Jacob, a quién he escogido, Simiente de Abraham, mi amigo. 9 Tú, a quien tomé de los confines de la tierra, Y te llamé de sus extremos, A quien dije: Tú eres mi siervo, Te escogí y no te deseché. 10 No temas, porque Yo estoy contigo; No desmayes, porque Yo soy tu Elohim; Te fortaleceré y siempre te ayudaré, Sí, Yo te sostendré con mi diestra victoriosa.

11 Serán avergonzados y confundidos Todos los que están airados contra ti, Serán como nada y perecerán Los que contienden contra ti. 12 Buscarás a los que contienden contigo, y no los hallarás; Los que guerrean contra ti serán aniquilados, y dejarán de existir. 13 Porque Yo, YHWH tu Elohim, soy el que sostengo tu diestra, Y te digo: No temas, Yo mismo te ayudo. 14 No temas, oh gusanillo de Jacob, Oruga de Israel: Yo soy tu socorro, dice YHWH, Tu Redentor es el Santo de Israel. 15 He aquí, te convierto en trillo aguzado, Afilado y dentado; Trillarás a los montes y los triturarás, Y como a tamo reducirás los collados; 16 Los aventarás, y el viento se los llevará, Y los esparcirá el torbellino; Pero tú te regocijarás con YHWH, Te gloriarás en el Santo de Israel.