Dos almas - una creación - Comunidad Israelita Bet Or

Analizando la Toráh
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Dos almas - una creación

Estudios > Mashiaj
Estudios sobre el Mesías                                                           Estudios

Dos Almas, una Creación

Si, existe un número finito de almas creadas por Elohim, las escrituras narran la creación de Adán, el cual fue formado de una manera directa por parte de Elohim, siendo de esa manera Adán una criatura de origen Divino.
Gen 2:7 Entonces YHWH Elohim formó al hombre del polvo de la tierra,  y sopló en su nariz aliento de vida,  y fue el hombre un ser viviente.
De allí en adelante la Escritura no narra la creación por parte de Elohim de otra alma, es más, la misma mujer es sacada de Adán, y no directamente de Elohim como Adán.
En el misticismo hebreo antiguo se cree que dos almas serían las únicas creadas por Elohim directamente, siendo ello, el factor común que los distinguiría del resto de la humanidad en toda la historia de la creación, es por eso que se les llama el primer y el segundo Adán.  En esa creencia se habla de que el Mesías sería ese segundo Adán.
Según Rav Shaul, en Su Majestad Yeshua como el Mesías se cumplió lo esperado por el misticismo hebreo, y que Su Majestad Yeshua es esa segunda alma formada directamente por Elohim, por eso Rav Shaul lo llama el segundo Adán, Adán es una palabra muy común dentro del lenguaje bíblico, y que comúnmente se traduce como “hombre” cuando no hace referencia al nombre dado por la Biblia al primer hombre creado por Elohim.
Siendo según el misticismo hebreo antiguo, el primer Adán (hombre) el que había introducido el pecado al mundo, y el segundo Adán (hombre) el que vendría a redimir a la humanidad de ese pecado, todo esto en manos de estos dos HOMBRES (Adánes).  Por eso Rav Shaul escribió lo siguiente, resaltaré las palabras clave:
Rom 5:11 Y no sólo esto,  sino que también nos gloriamos en Elohim por el Señor nuestro Jesucristo,  por quien hemos recibido ahora la reconciliación.
Rom 5:12  Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre,  y por el pecado la muerte,  así la muerte pasó a todos los hombres,  por cuanto todos pecaron.
Rom 5:13 Pues antes de la ley,  había pecado en el mundo;  pero donde no hay ley,  no se inculpa de pecado.
Rom 5:14 No obstante,  reinó la muerte desde Adán hasta Moisés,  aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán,  el cual es figura del que había de venir.
Rom 5:15 Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos,  abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Elohim por la gracia de un hombre, Jesucristo.
Rom 5:16 Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó;  porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación,  pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación.
Rom 5:17 Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte,  mucho más reinarán en vida por uno solo,  Jesucristo,  los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.
Rom 5:18 Así que,  como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.
Rom 5:19  Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores,  así también por la obediencia de uno,  los muchos serán constituidos justos.
Entonces la respuesta a tu pregunta, según lo que hemos estudiado hasta el momento, es que Elohim solo ha formado dos almas directamente, hay solo dos hombres que fueron hechos a imagen y semejanza de su Creador, a quienes el misticismo hebreo antiguo llama como el primer Adán (hombre) y el segundo Adán (hombre), para quienes creemos que Su Majestad Yeshua es el Mesías esperado, en él se cumple la profecía del segundo Adán.
Según el Zohar, libro base para el misticismo judío de hoy en día, escrito en el siglo XII por el Rabino Moshé De León, este secreto es el que está escondido detrás del verso de Proverbios 10:1
Pro 10:1  Los proverbios de Salomón.  El hijo sabio alegra al padre,  Pero el hijo necio es tristeza de su madre.
Según esta interpretación a un nivel zod (secreto) del verso, el hijo sabio es el Mashiaj, el segundo Adán (hombre), y el hijo necio se refiere al primer Adán (hombre), el que pecó.
¿Realmente cada alma es hecha por Elohim, o es una capacidad que Elohim le dio al hombre?
Definitivamente cada hijo de Adán y Eva, son el resultado del poder reproductivo con el que Elohim los creó, es por eso que Elohim les ordena su reproducción, porque es algo que está en sus manos hacer, de lo contrario ¿qué razón tendría ordenar la reproducción al hombre, si no está en sus manos el hacerlo?
Gen 1:28 Y los bendijo Elohim,  y les dijo:  Fructificad y multiplicaos;  llenad la tierra,  y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos,  y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
El libro de Génesis nos muestra un principio creativo de Elohim, cada árbol da fruto según su semilla (simiente, en hebreo zera).
Gen 1:11 Después dijo Elohim:  Produzca la tierra hierba verde,  hierba que dé semilla;  árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él,  sobre la tierra.  Y fue así.
Gen 1:12 Produjo,  pues,  la tierra hierba verde,  hierba que da semilla según su naturaleza,  y árbol que da fruto,  cuya semilla está en él,  según su género.  Y vio Elohim que era bueno.
Es por eso que Adán, quien fue hecho directamente por Elohim, tenía Su imagen y semejanza, una imagen y semejanza Divina, Adán era una criatura por así decirlo, Divina, era el representante de Elohim sobre la creación, aplicando aquí la ley de concatenación.
Entonces al reproducirse ellos, engendrarían almas con esa misma naturaleza Divina, pero el pecado interrumpió eso, con el acto de desobediencia que cometieron, su genética se vio afectada drásticamente, y dejaron de ser libres, perdieron esa imagen y semejanza a la que habían sido hechos, por eso cuando la Biblia narra el nacimiento de Set, menciona que fue hecho a imagen y semejanza de Adán, no de Elohim, porque la naturaleza de Adán ya no era la Divina.
Gen 5:1 Este es el libro de las generaciones de Adán.  El día en que creó Elohim al hombre,  a semejanza de Elohim lo hizo.
Gen 5:2 Varón y hembra los creó;  y los bendijo,  y llamó el nombre de ellos Adán,  el día en que fueron creados.
Gen 5:3 Y vivió Adán ciento treinta años,  y engendró un hijo a su semejanza,  conforme a su imagen,  y llamó su nombre Set.
Entonces cumpliéndose el principio de Génesis, cada hombre engendra hijos según su imagen y semejanza, en la medida que ella sea distante de la imagen y semejanza Divina, en esa medida él engendrará sus hijos. Esto es lo que se conoce dentro del cristianismo como Pecado Original.
Eso se manifiesta en la genética física que es transmitida de padres a hijos, y no solo en cuanto parecido físico sino a características de carácter y temperamento, modos de caminar etc, cosas que en nada tienen que ver con la educación, son manifiestas a temprana edad.
A este cambio de naturaleza es que se refiere la Palabra de Elohim, cuando dice:
Salmo 82:6 Yo dije:  Vosotros sois Elohim,  Y todos vosotros hijos del Altísimo;
Salmo 82:7 Pero como hombres moriréis, Y como cualquiera de los príncipes caeré
Es por eso que Su Majestad Yeshua cuando le recriminaban que él se auto llamaba hijo de Elohim, les hizo referencia a este pasaje de los Salmos, y menciona que él obraba según su Padre, según la naturaleza que él tenía, ya que él es el segundo Adán.
Joh 10:34  Yeshua les respondió:  ¿No está escrito en vuestra ley:  Yo dije, Elohim sois?
Joh 10:35  Si llamó Elohim a aquellos a quienes vino la palabra de Elohim  (y la Escritura no puede ser quebrantada),
Joh 10:36  ¿al que el Padre santificó y envió al mundo,  vosotros decís:  Tú blasfemas, porque dije:  Hijo de Elohim soy?
Joh 10:37  Si no hago las obras de mi Padre,  no me creáis.
Joh 10:38  Mas si las hago,  aunque no me creáis a mí,  creed a las obras,  para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí,  y yo en el Padre.
En la medida que la maldad del hombre ha crecido, más distantes estamos de lo que Elohim creó, cuando dijo:
Gen 1:27 Y creó Elohim al hombre a su imagen, a imagen de Elohim lo creó;  varón y hembra los creó.
Por eso no estamos de acuerdo 100% con las personas que dicen que somos imagen y semejanza de Elohim, ya que según lo que hemos expuesto, Adán fue hecho a imagen y semejanza de Elohim, el ser humano de hoy en día, es una criatura infra-humana, que está muy por debajo de lo que Elohim creó en Génesis 1:27.
La naturaleza del hombre es manifiesta por sus actos, como el mismo Señor lo expresó, sino creían en sus palabras, cuando decía que él era hijo de Elohim, deberían creerle por sus actos, ya que el que es hijo de Elohim debe actuar como su Padre Celestial.
Con esto hemos dado respuesta a sus preguntas sobre la creación del alma, un número finito, dos almas, y el resto es el resultado del poder reproductivo con el que Elohim hizo al hombre.
En este sentido, el mensaje del evangelio es para recuperar esa imagen y semejanza Divina a la que el hombre fue hecho, y esto ahora es posible gracias a una nueva semilla (zera en hebreo) que ha sido puesta sobre la creación, a la simiente del Mesías, por eso Rav Yohanan dijo:
1Jn 2:2 Y él es la propiciación por nuestros pecados;  y no solamente por los nuestros,  sino también por los de todo el mundo.
1Jn 2:3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos,  si guardamos sus mandamientos.
1Jn 2:4 El que dice:  Yo le conozco,  y no guarda sus mandamientos,  el tal es mentiroso,  y la verdad no está en él;
1Jn 2:5 pero el que guarda su palabra,  en éste verdaderamente el amor de Elohim se ha perfeccionado;  por esto sabemos que estamos en él.
1Jn 2:6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.
Y también dijo:
1Jn 3:4 Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley;  pues el pecado es infracción de la ley.
1Jn 3:5 Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados,  y no hay pecado en él.
1Jn 3:6 Todo aquel que permanece en él,  no peca;  todo aquel que peca,  no le ha visto,  ni le ha conocido.
1Jn 3:7 Hijitos, nadie os engañe;  el que hace justicia es justo,  como él es justo.
1Jn 3:8 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio.  Para esto apareció el Hijo de Elohim,  para deshacer las obras del diablo.
1Jn 3:9 Todo aquel que es nacido de Elohim,  no practica el pecado,  porque la simiente de Elohim permanece en él;  y no puede pecar,  porque es nacido de Elohim.
1Jn 3:10 En esto se manifiestan los hijos de Elohim,  y los hijos del diablo:  todo aquel que no hace justicia,  y que no ama a su hermano,  no es de Elohim.
1Jn 3:11 Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio:  Que nos amemos unos a otros.
En estos tiempos solo hay dos tipos de personas, los que tienen la simiente del primer Adán, los cuales manifiestan su naturaleza de pecado, y los que tiene la simiente Divina del segundo Adán, quienes manifiestan la imagen y semejanza Divina, por medio de sus actos.
R. Yehuda ben Israel
Hosting, dominios, diseño web, correos electrónicos, community manager, certificados SSL y todo lo relacionado con Marketing Digital
Powered by Freelancegt.com
Regreso al contenido | Regreso al menu principal