CVaiera - Comunidad Israelita Bet Or

Analizando la Toráh
Vaya al Contenido

Menu Principal:

CVaiera

Parashot > Bereshit
Parasha            Haftaráh           Sefer Bereshit

YHWH favoreció a Sarah, como había dicho. YHWH hizo con Sarah como había prometido,   y ella concibió y dio a luz un hijo a Avraham en su vejez, en el tiempo que Elohim le había indicado.   Avraham llamó el nombre de su hijo que le había nacido, y que Sarah le había dado a luz, Yitzjac.                                                                                                     Bereshit 21:1-3

Aconteció después de estas cosas que Elohim probó a Avraham, diciéndole: —Avraham. El respondió: —Heme aquí. Y le dijo: —Toma a tu hijo, a tu único, a Yitzjac a quien amas. Vé a la tierra de Moriah y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.
                                                                                                         Bereshit 22:1-2

Cuando Yitzjac nació, Ishmael tenía aproximadamente 14 años, él había sido por 14 años el hijo unigénito de Avraham, digo unigénito porque cuando les fue anunciado el nacimiento de Yitzjak ambos, Avraham y Sarah se rieron (Bereshit 17:17 y 18:12), el asunto de la risa de ellos fue tan en serio que el Eterno la inmortalizo en el nombre de ese hijo, Yitzjac “el que hace reír”.
Para Avraham y para todo el mundo Ishmael era el hijo, era la descendencia de Avraham, un hombre no solo respetado por todas las naciones sino escogido por el Eterno, esto hacía de Ishmael un príncipe, el hijo de un hombre sumamente respetado en el mundo de esa época.  Ishmael nació del esfuerzo y obra de Avraham y Sarah para que la promesa del Eterno se cumpliera en ellos, la promesa de darle descendencia a Avraham, y como lo hemos visto en otros estudios fue un acto que el Eterno no condenó, es más bendijo al fruto de esa obra, bendijo a Ishmael, pero finalmente nació Yitzjac, y el Eterno le dice a Avraham que Yitzjac es el hijo del pacto, de la promesa y cuando le pide que se lo ofrezca como ofrenda, lo llama “hijo único” a Yitzjac, con esto el mensaje que el Eterno envía es que para Él, Yishmael no cuenta, ¿Porqué?
Yishmael representa todo lo que un hombre pude hacer para que las promesas del Eterno se cumplan en él, todo el esfuerzo humano para merecer o ser receptor de los pactos y promesas del Eterno, el libro de Yashar nos cuenta que precisamente Ishmael molestaba a su hermano Yitzjak diciéndole que él sin titubear obedeció a su padre cuando el Eterno le ordeno que lo circuncidara a sus 13 años, y que eso demostraba su verdadero amor y entrega al Eterno.  
Todo lo que un hombre logre hacer para ser una vasija receptora de las promesas del Eterno, todo eso que logre hacer el hombre, provoca que en su corazón nazca la arrogancia y el orgullo del logro, menospreciando a toda aquella persona que aún no ha logrado lo que él ha logrado con su esfuerzo, logro y esfuerzo que según su arrogante corazón merece ser premiado con lo prometido por el Eterno, a todos aquellos que lo hacen.
Esto es lo que en el Nuevo Testamento es llamado por el Shaliaj Shaul como “Las obras de la Ley”, por eso en su carta a los gálatas él hace alusión a los hijos de las esclava (Hagar) y los hijos de la libre (Sarah), diciendo que los hijos de la esclava no heredaran con los hijos de la libre, precisamente porque el nacimiento de Ishamel por medio del vientre de Hagar, representa eso, lo que el hombre puede y logra hacer para que las promesas de su Elohim se cumplan en él.
TU UNICO HIJO
Pero con respecto a Yitzjak la voz Divina le dice “dame a tu hijo, a tu único hijo”, El Eterno le está pidiendo a Avraham que le de el hijo que Él le dio, no el hijo que el propio Avraham engendró, que se lo ofrezca como ofrenda de olor grato para El, con esto el Eterno le está pidiendo todo lo que Él mismo le ha dado, no lo que Avraham ha logrado hacer, le está pidiendo que se lo devuelva, que lo que el Eterno le dio retorne a Él, y esto será de olor grato delante de la Corte Celestial, todo lo que su hijo Yitzjak representa o sea todo… pero ¿e Ishamel? Para este entonces Yitzjak tenía 37 años y su hermano Ishmael tenía 51 años, ¿Por qué dice la voz Divina “tu único hijo”?
Porque para el Eterno lo que nosotros logremos hacer, el fruto de nuestro esfuerzo para que Sus promesas se cumplan en nosotros (Ishmael) no cuenta, y jamás podrán ser ofrecidas como ofrenda de olor grato, porque nunca podrán serlo, para el Eterno o único que vale, lo único que es tomado en cuenta, es lo que Él logre hacer en el hombre, Su obra en nosotros, y esa obra Divina ofrecida de regreso a Él, es la ofrenda que verdaderamente levantará un olor grato delante de la Corte Celestial, lo único que vale y cuenta.
Y el Eterno solo puede obrar en un corazón humilde y dispuesto, solo en un corazón así el puede obras milagros, milagros que si El mismo nos hiciera saber con anticipación, nos daría risa (Yitzjak), milagros y obras Divinas que debemos retornar a Él, como una ofrenda de olor grato.
Shabat Shalom

Yehuda ben Israel
Hosting, dominios, diseño web, correos electrónicos, community manager, certificados SSL y todo lo relacionado con Marketing Digital
Powered by: Freelancegt.com
Regreso al contenido | Regreso al menu principal