Guet - Carta de divorcio - Comunidad Israelita Bet Or

Analizando la Toráh
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Guet - Carta de divorcio

Parashot > Devarim
Parasha           Sefer Devarim

Guet (Carta de Divorcio)

 
En nuestra parashá dice lo siguiente:
 
Deu 24:1 Cuando alguno toma una mujer, casándose con ella, sucederá que si ella no halla favor ante sus ojos, por haber él hallado en ella alguna cosa reprochable, le podrá escribir carta de divorcio, y poniendo ésta en su mano, despedirla de su casa.
 
Deu 24:2 Y salida de su casa, ella podrá ir y ser de otro marido.
 
Deu 24:3 Pero si el segundo marido la aborrece y le escribe carta de divorcio, la pone en su mano y la despide de su casa, o si muere este último marido que la tomó por mujer,
 
Deu 24:4 al primer marido que la despidió no le será permitido tomarla de nuevo como mujer, después de ser mancillada, pues esto sería abominación delante de YHVH, y no has de corromper la tierra que YHVH tu Dios te da por heredad.
 
 
GUET
 
Por ser establecido y normado por la Torá, el Guet es un documento legal espiritual que desliga las dos almas de los que han estado casados, esto es por supuesto para los que vivimos conforme a los mandamientos del Eterno.  
 

LA RAZON
 
Es importante hacer notar que la opción del Guet es dada por la Torá al hombre y no a la mujer, para hacer uso de él si al casarse se encuentra algo reprochable en la mujer, ¿qué puede se eso? Pues en el capítulo 22 de Devarim encontramos el contexto, cuando allí se refiere a que si un hombre no encuentra virgen a su prometida cuando se casa con ella, puede llevarla ante los jueces y de ser verdad ella debe ser apedreada hasta morir.
 

Entonces esta mujer que no llegaba virgen al matrimonio tenía dos opciones, el marido se callaba la boca y la honraba, o la llevaba a los jueces para que decretaran su muerte, pero ahora, dos capítulos después Moshé crea el Guet o carta de divorcio, creando de esa manera una tercera opción para esa mujer que no llega al matrimonio virgen.
 

Si el hombre no quiere honrarla callándose la boca, y quiere darle otra oportunidad, que le de el Guet, entonces esta mujer podría reiniciar una nueva vida dentro de la sociedad, en donde otro hombre la puede desposar sin pedirle virginidad pues lleva consigo un Guet.  Para esta mujer el Guet es un documento de perdón y salvación, que le da una nueva oportunidad, delante del Eterno y de los hombres.
 

EL GUET FALLIDO
 
A Su Majestad Yeshua lo cuestionaron sobre este tema, precisamente sobre la razón por la que un Guet puede darse a una mujer, ya que en ese tiempo existían diversas opiniones, hasta había quienes decían que el Guet se podía dar si la esposa no cocinaba bien, así que el cuestionamiento es sobre la razón del Guet.
 
Mat 19:3 Y se acercaron a Él unos fariseos para tentarlo, diciendo: ¿Es lícito que un hombre repudie a su mujer por cualquier causa?
 
 
Y Su Majestad Yeshua contesta de una manera categórica, primero les dice que el objetivo es permanecer unidos, que ese ha sido la voluntad Divina desde el principio, y  luego sigue diciendo:
 
Mat 19:7 Le dicen: ¿Por qué pues Moisés mandó dar carta de divorcio, y repudiar?
 
Mat 19:8 Les dice: Por la dureza de vuestro corazón os permitió Moisés repudiar a vuestras mujeres, pero desde un principio no fue así.
 
Mat 19:9 Y os digo que cualquiera que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera.
 

En primer lugar él establece que el Guet fue dado por la dureza del corazón del hombre, dureza que le impide seguir unido a la mujer que tomó como esposa, en el contexto original sabemos que el hombre al no encontrar virgen a la mujer, y no poder (por la dureza de su corazón) honrarla y quedarse con ella, tenía que llevarla a los jueces para que decretaran su muerte, entonces debido a eso, Moshé les “permitió” el Guet, porque por la dureza de su corazón eran incapaces de permanecer unidos a la mujer que habían tomado como esposa, y obrar con ella como el Eterno hombre con el hombre.
 

En segundo lugar, si bien el enseña que el Guet no es lo ideal y además enseña que el Guet demuestra la dureza del corazón del hombre, al no poder permanecer unido a la mujer que tomo como esposa, tampoco lo invalida, es más lo confirma cuando dice enfáticamente que si el Guet no es dado por las razones correctas, el Guet no desliga las almas de los esposos.
 

Entonces la pareja que se divorcia por las razones incorrectas, y cumpliendo con lo legalmente establecido por la Torá para desligar sus almas buscan otra pareja para casarse, debido a que el Guet no fue dado por las razones adecuadas, el Guet no desliga sus almas, entonces siguen unidas como marido y mujer, y al buscar nuevas parejas, caen en fornicación y o adulterio, aunque cuenten con un Guet, porque el Guet sólo desliga espiritualmente las almas, cuando es dado por las razones  correctas, y para eso es necesario estudiar a profundidad no solo en la letra de la Torá sino en su Ruaj (espíritu).
 

EN LA ACTUALIDAD
 
El Guet es un documento legal y espiritual utilizado dentro del pueblo de Israel y conforme la Torá lo establece, y es válido para todos aquellos que vivimos nuestra vida conforme a la Torá.  Debido a que vivimos en otros países regidos por sus propias leyes, al buscar esa ley del país donde vivimos para que conforme a ella ligar nuestras almas a una mujer como esposa (boda civil), a la hora del divorcio es necesario que esa ley del país que me ligó a mi esposa me desligue también, de lo contrario las almas de la pareja siguen ligadas mientras esa ley no decrete lo contrario, y los riesgos de fornicación o adulterio están latentes si se buscan nuevas parejas, porque según la ley del país se está ligado a otra persona.
 

La propia Torá nos ordena respetar las leyes de los países en donde estamos exiliados, por lo tanto la Torá  no debe ser excusa para no cumplir con ellas, si busco una ley de un país para ligar mi alma a la de una mujer, mi alma permanecerá ligada a ella, hasta que esa ley decrete lo contrario.
 

Lo mismo sucede con las autoridades religiosas, cuando una pareja reconoce una autoridad religiosa y viviendo bajo las normas de esa religión busca que esa autoridad religiosa los una, esa autoridad los liga y esa unión es legal, sus almas permanecerán ligadas mientras esa autoridad religiosa no decrete lo contrario, y aunque se cumpla con un divorcio civil, no se debe descartar que una autoridad religiosa también ligo nuestras almas, y si esa autoridad religiosa no desliga las almas de los esposos, ¿según lo enseñado por Su Majestad Yeshua, podrán volverse a casar con otra persona sin caer en adulterio o fornicación?
 

Para cada caso y punto que hemos tocado en este estudio, hay mucho que analizar, pero hemos escrito lo suficiente con la intensión de llevarnos a una reflexión seria sobre la situación espiritual y marital de cada uno.
 

POR ULTIMO
 
En la porción de la Torá con que iniciamos nuestro comentario, la Torá establece que un hombre no puede volverse a unir a una mujer que habiendo sido su esposa, ya fue de otro hombre, aunque legalmente se separó de ella, y ella legalmente se unió y separó de otro hombre, aunque hubiera enviudado de su segundo esposo, no puede regresar al primero.  Es una abominación para el Eterno que un hombre se acueste con una mujer, que después de haber sido suya, fue de otro hombre.  Haciendo esto dice la Torá, se corrompe la tierra.

Shabat Shalom
R. Yehuda ben Ysrael
Comunidad Bet Or
Hosting, dominios, diseño web, correos electrónicos, community manager, certificados SSL y todo lo relacionado con Marketing Digital
Powered by Freelancegt
Regreso al contenido | Regreso al menu principal