La Zarza no se quema…

Leer la parasha y la haftara Apacentaba Moisés el rebaño de su suegro Jetro, príncipe…